2.1.7 IMPACTO AMBIENTAL

 

En la región que actualmente se estudia se han detectado 3 formas de contaminación que son: contaminación de los acuíferos en el campo por exceso de fertilizantes y deficientes sistemas de drenaje, contaminación de la atmósfera por la emanación de humos y polvos en el aire, y por último la erosión del suelo principalmente por el uso agropecuario

 

La contaminación del aire se provoca principalmente por el parque vehicular que circula por la zona el cual genera emanaciones de gases y partículas.

 

La contaminación de los afloramientos superficiales de agua con basura y desechos orgánicos ha influido para que estas fuentes no sean utilizadas en el abastecimiento del agua potable.

 

En relación a las aguas residuales el mayor problema es que no se cuenta con suficientes líneas de conducción que faciliten el envió de dicha agua fuera de las localidades e igualmente porque no existan plantas de tratamiento que contribuyan al saneamiento en la misma zona, pues incluso las empresas maquiladoras no dan tratamiento alguno al agua que utilizan antes de realizar sus descargas lo cual es una de las principales causa de contaminación del subsuelo.

 

Cabe mencionar que la mayoría de los pozos de la zona se perforan en promedio a 45 metros de profundidad esto provoca un alta posibilidad de que algunos acuíferos pudieran estar contaminados, así mismo existen señales de una sobreexplotación de los recursos acuíferos subterráneos en la región 5 manantiales, lo cual se demuestra en los meses de julio y agosto principalmente.

 

La basura generada por la población es otro foco de contaminación. Pues la gente utiliza los afluentes como banda trasportadora,  al depositar los desechos dando de esta manera un inadecuado manejo de los residuos sólidos que se generan. Todos estos riesgos altamente vulnerables pueden incidir en  crecimiento de esta localidad por falta de un adecuado drenaje pluvial eficiente.

 

En cuanto a los deslizamientos, que no es otra cosa que el desplazamiento o movimiento de volúmenes solidos como rocas, lodos, materia orgánica y agua en forma violente y repentina, provocada principalmente por la acumulación de agua en los suelos debido a los fenómenos climatológicos ya descritos. En esto principales casos se puede  mencionar los movimientos clásicos como son deslizamientos, derrumbamientos, hundimientos, desmoronamientos y corrientes de lodo. Afortunadamente ésta probabilidad es muy baja de que ocurra en la región que actualmente nos ocupa su estudio.

 

Otro fenómeno amenazante en cierta época del año son las heladas que se presentan en forma aislada con un alto impacto en la población de las áreas rurales. El granizo se presenta principalmente en los meses de mayo a junio y en los últimos años a provocado daños considerables tanto en la zona urbana con la destrucción de automóviles principalmente y en la rural al dañar los cultivos de temporada.

 

Con respecto a los vientos se observa que éstos no dañan en forma frecuente los bosques matorrales y pastizales,  pero sí cuando son de alta velocidad tirando árboles y estructuras de gran dimensión en los centros de población.

 

Las características  geográficas de la región nos excluye de una alta amenaza sísmica ya que el estado de Coahuila se encuentra localizado en la zona A con un nivel muy bajo de actividad pues se encuentra muy lejos de los puntos vulnerables del país.

 

Si hablamos de los incendios forestales podemos citar que estos se dan en la época de seca o por la actividad humana en la quema de pastizales al utilizar el método de roza-tumba-quema para fines de agricultura.

 

Al tratarse de una región  en el que los niveles de precipitación anual son muy bajos se presentan áreas boscosas afectadas por la sequía con un amplio escenario para el incendio forestal. Pero en esta región se tiene una posibilidad baja debido al tipo de vegetación, así como la fisiografía no reúne características propicias para desarrollar grandes incendios. Su relieve va desde la media a la muy alta y esta región se encuentra con una fragilidad media.

 

Sin embargo de continuar la tala de árboles, matorrales y el desmonte para el establecimiento de praderas cultivables y agostaderos, el riesgo puede incrementarse.

2. Diagnóstico
2.1 Aspectos Físicos